viernes, noviembre 17, 2006

¿LA MÚSICA O EL DIBUJO?

Esa fue una pregunta muy difícil que me hice hace 11 años, pues como ya les había comentado, crecí influenciado por la música de Kiss ,de los Beatles, Elvis Preasley, rock en español, hablando de los 60´s y todo esto gracias a mi papá. Desde muy pequeño siempre tuve la inclinación por el dibujo, pero también por la música, cuando era niño siempre me la pasaba viendo la televisión, especialmente cuando salian grupos músicales, y me prendía con ellos, de pilón, mi papá siempre tuvo el gusanito de ser rock star, incluso conocía a los Teen Tops y de ves en cuando se echaba uno que otro palomazo. Aunque él no tocaba la guitarra, se compró una Gibson con todo y amplificador je! Recuerdo a mi mamá, como se infartaba cuando mi papá conectaba su guitarra, pero para mi era lo mejor que me podía pasar. Con el tiempo empecé a intentar tocar la guitarra, y era tanta mi insistencia que mi papá me regaló una guitarra acústica...mi primera guitarra, al paso del tiempo aprendí de manera autodidacta a tocar la guitarra. Sin que suene prepotente y modesto, creo que siempre tuve facilidad para la música y lograba sacar las melodías de oido, empezando con los Beatles, imaginen lo fan que era que en la escuela me decían el Beatle. Por un tiempo, no solté la guitarra para nada, a grado que me salieron callos en los dedos de tanto que tocaba, la inclinación por el dibujo inclinó la balanza a favor de este último. Fué en el año del 96 en San Diego, para ser exactos cuando recién acabábamos de llegar al hotel; cuando Paco Herrera (cuando estaba en K! ) encendió la televisión y para mi sorpresa estaban dando la nota de un concierto de Kiss, lo cual me sorprendió, pues como estaba tan metido con el dibujo me desconecté del mundo músical por años y no sabía del reencuentro de mi grupo favorito, increíble ¿no? La chispa se prendió de nuevo y llegando a México lo comenté con mis hermanos Abraham y Gerardo. Nos emocionamos por la posibilidad de que vinieran a México con su gira mundial, y así fué, Kiss vino a nuestro país para dar una serie de conciertos en el palacio de los deportes y como se imaginaran, fuimos al concierto. Por cierto, también fuí al de Paul McCartney en el foro sol. Al salir del concierto, decidimos formar nuestro grupo de rock, Gerardo sabía tocar guitarra pues yo le había enseñado lo poco que sabía, Abraham aprendió a tocar el bajo y Gustavo un amigo de Gerardo, que conocemos desde pañales, aprendió a tocar la batería. Es increíble pero aprendió a tocar en sillones y cajas de cartón, después se uniría Fabián, en la voz, un chavo con demasiado talento y que por cierto se casó con mi prima. El primer nombre del grupo fué Dominó, cambiado después a Almas de Guerra, así comenzamos con los covers, aunque la idea original era la de formar un grupo tributo a Kiss. Este nuevo ”pasatiempo” comenzó a distraerme del dibujo y comenzé a dibujar menos, amén de las discusiones con mi entonces esposa, al paso del tiempo nos fuimos cotizando como una de las mejores bandas de covers y recibimos propuesta para grabar un demo. Fué en ese momento que tuve que decidir entre el dibujo o la música. Para entonces, yo ya trabajaba profesionalmente. Aunque me costó decidirme mucho, elegí por lo que verdaderamente era y sigue siendo mi pasión, el dibujo, y hasta la fecha, no me he arrepentido, ni me arrepentiré, pues al igual que Susy Romero quien también andubo por el medio de la artísteada cantando con Oscar Athié, María Sorté y Raphael. En lo personal, quedé satisfecho, pues afortunadamente supe y experimenté en carne propia lo que se siente el recibir los aplausos y los gritos del público así como el colgarse una guitarra eléctrica y subirse a un escenario y que griten tu nombre, aunque fue durante muy corto tiempo. Gerardo, Abrahám, Tavo y Fabián siguieron tocando. El siguiente en dejar el grupo fué Gerardo que también se dedicó a los cómics, Abraham fué el único que siguió en la música, formando un grupo de nombre Salamandra y tocan en el Hard Rock Café, ya están por grabar su disco. No cabe duda que la vida te puede poner falsos espejismos y nos pueden desviar de nuestra verdadera vocación, a mi estuvo a punto de ocurrirme y la verdad, aunque me gustó probar el mundo de la artísteada, ¡el dibujar no lo cambio por nada!



Aquí les presumo mi boleto del concierto y el autógrafo que intercambié con Gene Simmons en la Comic Con de San Diego...ñaka, ñaka.



Como puso Oscar en su Blog en una de las entradas, aquí pongo una foto sangrona de realización

2 comentarios:

Juan Antonio Ontiveros dijo...

Yo creeo que se pueden conjuntar las dos actividades, claro no vas a ser estrella en las dos ( o quien sabe ) pero ya sea el dibujo o la musica las dos se hacen desde adentro y en eso no importa tanto el exito como la satisfaccion de estar haciendo lo que te gusta; que gusto leerte y re-encontrarte por este medio, Soy Toño Ontiveros, fuimos juntos a la Comic-Con de San Diego En 2001, Ojala alguna vez podamos echarnos un palomazo!! puro Metal!!! jajaja
SALUDOS a todos los Kaboomes!

Toño

Horacio Sandoval dijo...

¡Arriba los rudos los rudossss! que gusto Toño, claro que nos hechamos un palomazo espero que vengas al estudio saludos.